Patrick Urbano: “La pasión está muy bien en periodismo, pero está mejor ejercer con seguridad laboral y económica”

21 octubre, 2020 patrick-urbano-uoc3

Salir en TV3 hace que uno empiece a ser conocido en Catalunya. Es lo que le está ocurriendo a Patrick Urbano, profesor colaborador del Grado de Comunicación y del Máster universitario de Periodismo y Comunicación Digital: Datos y Nuevas Narrativas de la UOC, cocreador del programa de humor y periodismo Coolhunters y una de sus caras visibles. Graduado en Periodismo y en Derecho, Urbano es autor del Manual de autodefensa jurídica para periodistas y trabaja como creador de formatos en Mediapro. Con él hemos hablado tanto de la magia de la profesión como de su cruda realidad. También, de lo que está por llegar. 

¿Por qué Derecho, y por qué Periodismo?

Siempre me han gustado los medios de comunicación y he visto muchísima televisión. Pero, en el momento de escoger, no pensé que eso podía llegar a ser una profesión. Hablo del año 2007, con la crisis económica esperando y amenazando a los que salíamos de bachillerato. Entonces, hice lo que nunca se debe hacer: dejarme llevar por lo que iba a tener más salida. Estudié Derecho, que me parecía que abría muchas puertas. También me parecía y me sigue pareciendo muy interesante como cultura general. Pero, después de dos años, me di cuenta de que lo que a mí me gustaba era comunicar, escribir, grabar, explicar historias. Y decidí estudiar Periodismo. Más tarde acabé Derecho en la UOC.

¿Cómo definirías al periodismo, a día de hoy? 

Como una herramienta para explicar historias que nos conectan, que nos explican a nosotros mismos, que nos sitúan en el mundo en el cual vivimos. Si fuéramos tres personas viviendo en un pueblo, seguramente no sería necesario. Como vivimos en sociedades infinitamente más amplias, necesitamos al periodismo para conectarnos al resto del mundo. El periodismo hace que, al final, una sociedad pueda serlo. 

Eres profesor del Grado de Comunicación de la UOC, y también del Máster de Periodismo y Comunicación digital. ¿Qué debe ofrecer la universidad a quienes tienen la ilusión de trabajar como periodistas?

Creo que debe tener dos funciones. La primera, una función humanista, de crecimiento intelectual, de aportar al estudiante conocimientos que le doten de sentido crítico, para que se pregunte: ¿Qué es lo que hay? Pero también: ¿Qué opino yo de lo que hay? Y, segunda función, en el caso del periodismo, y particularmente en la UOC, creo que deberíamos dotar al estudiante de la capacidad de moverse por el mundo profesional. De armas. No digo que la universidad tenga que servir solo para encontrar trabajo, pero sí es una de sus funciones. 

Si no eres multimillonario, saber moverse en el ámbito laboral es importante.

Esa es la realidad.

Precisamente, escribiste el Manual de autodefensa jurídica para periodistas. ¿Qué conocimientos deberíamos tener clarísimos, en este ámbito?

patrick-urbano-libro-editorial-uoc

Como periodistas, nuestra relación con las leyes o el derecho tiene dos vías. De ejercicio profesional y de protección laboral. En cuanto al ejercicio profesional, nos enfrentamos a una serie de retos que pasan por conocer las leyes -o pagar a alguien que las conozca- si queremos hacer nuestro trabajo correctamente y durante años, y no acabar en la cárcel, pagando multas o defendiéndonos. Es importante tener un cierto conocimiento jurídico sobre qué cosas podemos hacer y qué cosas no pueden hacernos. Por ejemplo: Me han plagiado un texto, o, ¿puedo grabar con cámara oculta? Entender cuáles son las normas del juego nos permite jugar mejor y más tranquilamente. En segundo lugar, vivimos en un país donde los derechos laborales son, en ocasiones, una salvajada. Por ejemplo, en televisión abundan los contratos fijos discontinuos, con los que se contrata y despide fraudulentamente sin tener que hacerte fijo. Eso es sistémico, en el periodismo. Y de ahí pasamos a los falsos autónomos, a gente contratada para hacer trabajo de periodistas con un convenio inferior para no pagarles tanto… Y, claro, eso no pasa solo en el periodismo. Conocer el derecho laboral nos ayuda a entender cosas básicas, como si me merezco un día o dos para una mudanza, si debería tener o no un contrato fijo para un determinado tipo de trabajo, o lo que es un falso autónomo.

Pasa en muchos ámbitos, pero los periodistas no aparecemos ni tan siquiera en los epígrafes del Impuesto sobre Actividades Económicas… y a menudo estamos desprotegidos ante la conocida como ‘Ley Mordaza’, que por ejemplo abre la puerta a sancionarnos por grabar a los agentes de la autoridad cuando no querrían ser captados.

patrick-urbano-uoc-5

La Ley Mordaza no es más que la consecuencia jurídica de un gobierno político que hemos tenido y tenemos, porque todavía nadie la ha derogado. En el estado español, a menudo vivimos en una anacronía que parece una distopía. Sin embargo, hay otro tema importante: la autocensura propia, que al final viene dada por la precariedad laboral. Si todos tuviéramos contratos blindadísimos, y supiéramos que si nos echan de un medio vamos a encontrar trabajo en otro, no tendríamos tanto reparo en criticar una u otra cosa. Y, al final, se nos ha vendido el dogma de que el dinero no es lo importante, y de que, si quieres ser periodista, lo importante es la pasión. Y la pasión está muy bien, pero lo que está todavía mejor es poder ejercer con una mínima seguridad laboral y económica. Y eso, yo creo, es superimportante.

Si no, la pasión se acaba yendo…

Hace unos días me llamaron de una institución para dar una charla sobre derechos y periodismo. Dije que perfecto, que cuál era el presupuesto. Y dijeron que no me pagaban, que no acostumbraban a pagar para estas cosas. Nuestros derechos pasan por cobrar por nuestro trabajo. Si no, estás menospreciando la profesión. Otra cosa es que decidas trabajar para una organización sin ánimo de lucro o con pocos recursos. 

Hablando de trabajar, seguramente muchos de tus alumnos de la UOC trabajan. ¿Notas que tienen un perfil peculiar?

Lo que noto en mis alumnos es que no viven la UOC como una obligación, sino como un espacio para desarrollar unas capacidades que, por los motivos que sean, no habían podido desarrollar antes. No hay una inercia de estudio, hay una intención, una fuerza que los lleva a hacer eso. Y eso se nota desde cuando se presentan en el foro hasta en la última línea de un trabajo que han escrito. Un estudiante de la UOC se ha preguntado por qué está haciendo eso.

Trabajas en Mediapro como creador de formatos. ¿Qué es lo que te hace vibrar, a día de hoy?

Hay algo que me parece superinteresante: ¿Cómo transmitir conocimientos culturales, como historia, arte o literatura, a través de la televisión y los medios digitales, a un chaval de 18 años que recibe decenas de notificaciones en su móvil?

¿Te refieres a cómo fomentar la reflexión o el pensamiento crítico en personas que se encuentran muy cómodas con contenidos efímeros o vídeos cortos?

patrick-urbano-periodismo-uoc

Apoyándome en mi intuición y no en datos, diría que damos por hecho que los muy jóvenes solo consumen Tik-Tok, contenidos cortos… y no tienen interés por ninguna otra cosa. Y diría que no, que también hay esperanza para el contenido elaborado o complejo. El error es querer explicar ideas muy complicadas en un minuto. Hay cosas que, para ser explicadas, requieren siete minutos, y otras treinta, y otras una vida entera. Uno no puede aprender latín en un mes, ni entender el conflicto palestino-israelí en un minuto.

Ahora mucha gente te conoce en Catalunya porque, con tu mismo nombre, eres el personaje del director del programa de humor y periodismo Coolhunters, que ya ha cerrado dos temporadas en TV3. ¿Qué te llevas, de esta experiencia?

Hacer un programa de televisión es muy difícil, y muy satisfactorio y divertido a la vez… Para mí, la televisión es lo más bonito que hay, tiene algo mágico. Un plató, o plantar una cámara y un trípode, crea una especie de perímetro magnético, una especie de onda gravitacional, que atrae todo lo que hay a su alrededor…

Como una realidad paralela…

Poder disfrutar de ello durante un tiempo está muy bien. Eso es lo que me llevo a nivel emocional. A nivel profesional, Coolhunters habla de la profesión del periodista, critica cómo somos los profesionales del periodismo, porque al final mi personaje es una parodia de alguien que quiere ser Ricard Ustrell, o Ana Pastor… y no tiene el talento para serlo, y luego recurre a artimañas. Es una manera de criticar las cosas que hacemos mal en periodismo, como por ejemplo primar una exclusiva que sabes que has cogido por los pelos, o no dejar hablar… O pensar que, por ser periodista, eres mejor persona.

Como si tuvieras superioridad moral…

No eres más importante que un ebanista, un camarero o un ingeniero, y Coolhunters va de reírse de eso, de quiénes somos como sociedad, y de cómo somos como profesión.  

Terminasteis el programa con un ‘Hasta pronto’. ¿Nos puedes avanzar si Coolhunters volverá, o si, con Serapi Soler, tu amigo y personaje del presentador, tenéis proyectos entre manos?

Con Serapi tenemos cosas entre manos. Serapi es un genio de la comedia, ¡pero no quiero decirlo para que no se le suban los humos! Y no puedo decir nada más.

Vamos acabando al estilo del Patrick Urbano personaje: Si esto fuera una entrevista de ‘periodismo extremo’, ¿cómo debería terminar?

[Se ríe]. Yo, a mí mismo, me diría: ‘Cállate. No hables tanto’. Y también: ‘Qué fácil es hablar de lo mal que está la profesión y criticar, cuando yo tengo una situación relativamente cómoda’. He podido estudiar lo que he querido, mis padres me han podido ayudar con mucho esfuerzo. Trabajé mientras estudiaba, pero si no lo hubiera hecho, también hubiera podido estudiar. Y creo que, para ser honestos, es importante ser conscientes de eso, de la suerte que tenemos algunos. 

Pues ya lo tenemos, no sé si quieres añadir algo más. 

Quizás un consejo para los estudiantes. Que vean muy buena televisión, que la hay; que lean buenos libros, y que escriban todo lo que puedan

  

Autor / Autora
Redactora de continguts.
Comentarios
medyum9 noviembre, 2020 a las 4:13 am

Hola, las redes sociales están a nuestro alrededor ahora. Si hay un arma más eficaz que los televisores, son las redes sociales. En este proceso, la calidad de vida aumenta, pero nos convertimos en individuos asociales.

Responder
Deja un comentario