Entrevista a Francesc Vila, docente de Comunicación corporativa y Relaciones institucionales

3 noviembre, 2020
francesc-vila-uoc

Los alumnos de la asignatura Comunicación corporativa y relaciones institucionales han hecho una serie de preguntas al profesor colaborador Francesc Vila al final del segundo semestre del curso 2019-2020, y este es el resultado en formato de entrevista. 

“En comunicación, la red de contactos es la base de todo lo que necesitas profesionalmente” 

Francesc Vila, periodista y consultor de comunicación, es el profesor colaborador del Máster universitario de Comunicación Corporativa, Protocolo y Eventos de la UOC. Ha trabajado en varias oficinas de prensa y gabinetes de comunicación de la Generalitat de Catalunya. Ha realizado todo tipo de proyectos digitales y campañas de comunicación, marketing y relaciones públicas. Ha colaborado en el semanario El Temps, las revistas Cooperació Catalana y Funció Pública. También, en los portales Vilaweb y Mèdia.cat, Observatori Crític dels Mitjans. Ha dirigido las publicaciones informatiu Theknos y Debats Tecnològics, y la revista Vèrtex sobre excursionismo y deportes de montaña. 

  • En muchas organizaciones el ámbito de las relaciones institucionales está poco cuidado. ¿Qué importancia tiene desde tu punto de vista? 

Actualmente, las relaciones públicas o institucionales están presentes en todos los sectores. Algunos de una manera más discreta que en otros. Por ejemplo, detrás de todos los políticos hay una oficina de comunicación y relaciones públicas; detrás de los grandes espectáculos, actividades o programaciones culturales también hay un equipo de prensa y comunicación; detrás de cualquier campaña u organización que quiere transformar la sociedad, básicamente hay una oficina de comunicación.

Incluso, pienso que la comunicación y las relaciones institucionales son tendencia en las organizaciones. Actualmente, las áreas de venta o de marketing no tienen sentido sin un buen estratega de comunicación que cada vez tenga más en cuenta las posibilidades de las relaciones públicas. Incluso los departamentos de recursos humanos tienen una mayor necesidad de reforzar la comunicación interna para entender y gestionar mejor los equipos, y además, para captar talento. 

Las organizaciones que se encuentran en estas situaciones tienen que reforzar y priorizar la comunicación para mejorar muchos aspectos y resolver los retos actuales. A menudo, el día a día impide ver que hay otras maneras de hacer crecer los proyectos y las organizaciones, y desde las organizaciones públicas e institucionales se puede demostrar que todo, o casi todo, se puede pensar y mejorar desde la comunicación.

  • Teniendo en cuenta tu trayectoria, has trabajado en instituciones públicas y empresas privadas. ¿Hay mucha diferencia entre unas y otras?  

Quiero pensar que cada vez hay menos diferencias entre el sector público y el privado. Pero, de hecho, actúan como verano e invierno. Deberíamos delimitar o distinguir los diferentes aspectos en que se parezcan un poco y en donde divergen, y esto nos daría para hacer un estudio muy interesante, inabarcable en una respuesta como la que intento hacer aquí.

De entrada, las diferencias entre el sector público y el privado son relativas, porque no es lo mismo un ayuntamiento de 5.000 o 10.000 habitantes, que la Diputación de Barcelona, o la Generalitat de Catalunya o el Gobierno de Murcia. El sector privado puede ser igual de variado que el sector público, en volumen y temáticas, en riesgos y necesidades comunicativas. 

También nos podemos recrear en las diferencias entre los temas que tratamos los comunicadores o los profesionales de la comunicación. La manera de analizar los problemas y las técnicas para abordarlos siempre son las mismas, las propias de la comunicación, pero la finalidad suele ser diferente: una más comercial en la empresa privada y una más social en las instituciones públicas, y esto marca la manera de trabajar, aunque todos quieren situar al centro a las personas. Seguramente por esto hay tantas organizaciones mixtas entre una visión y otra. 

Después hay la contratación. En “tiempos de crisis” suelen buscarse plazas públicas porque dan seguridad y están más protegidas y reguladas laboralmente. En cambio, en “tiempos de bonanza”, la empresa privada siempre ofrece más posibilidades de promoción y crecimientos, y mejores condiciones salariales. 

  • ¿Si pudieras volver a empezar, cambiarías tu formación? ¿Qué es lo que te ha aportado el mundo de la comunicación a la vida personal? 

Para dedicarte a la comunicación, como muchos aspectos de la vida, te tiene que apasionar. Ahora mismo no sabría dónde comienza el perfil profesional y dónde termina el personal. Quiero pensar que están integrados, que los compatibilizo a todas horas e intento aplicarlos conjuntamente en todo lo que hago. 

La comunicación y las relaciones públicas se pueden ejercer desde cualquier disciplina o estudios que den un sólido bagaje en un ámbito concreto. Esto no suele agradar a las personas que han estudiado periodismo o publicidad, porque se puede ver como una intromisión profesional. No es mi caso, porque yo estudié inicialmente Periodismo, que es donde construí la base de lo que hago ahora, pero es evidente que hay otras maneras de especializarse, incluso más eficaces si se quiere acceder a un sector en concreto. Por esto suele ser muy recomendable formarse en Comunicación después de haber estudiado Economía, Finanzas, Filología, Derecho, Veterinaria, etc. Con esto quiero decir que no importa de dónde vengas, sino que casi es mejor pensar hacia dónde quieres ir. 

  • ¿Es fácil reorientar la carrera hacia las Relaciones Públicas y la Comunicación Corporativa desde otras ramas? 

No tiene que ser difícil reorientarse profesionalmente si hay una motivación y ganas de hacerlo. En cualquier caso, pienso que hay que ser consciente de la necesidad de reforzar intensamente aquellas habilidades que requieren un perfil profesional en el ámbito de la comunicación, como lo es la expresión escrita, el dominio del lenguaje y la comunicación en general. Diría que esta es la diferencia ante otras profesiones: la habilidad comunicativa y el dominio de las lenguas

  • ¿Cómo se puede convencer a las empresas y organizaciones que eres un buen perfil aunque no tengas experiencia práctica en el campo de las relaciones públicas?

Si estás buscando trabajo, persiste y ofrécete porque lo hay, siempre hace falta personal, aunque sea puntualmente. Lo que cuesta más es encontrar personas que te puedan dar acceso a otras personas, empresas o proyectos que necesitan apoyos para crecer. La experiencia se adquiere con el tiempo, y pienso que consiste en saber evaluar y entender las situaciones que se abordan desde la comunicación, que pueden ser múltiples, varias y cambiantes. Después, tener muchos y buenos contactos en todas partes, porque esto te da mucho valor y va muy buscado en las consultorías de comunicación, ya sean grandes, pequeñas, de cualquier ámbito o dimensión. 

  • ¿Para empezar como consultor de Comunicación recomiendas primero hacerlo con clientes más pequeños?

Cuando empiezas, los proyectos pueden ser pequeños y modestos. Incluso, en una agencia te pueden tocar los proyectos que nadie quiere. Pero, esto no tiene porqué ser necesariamente así. Si vas por libre, cualquier proyecto que te motive lo tienes que defender, y si no tienes suficientes recursos para abordarlo debes buscar apoyos y hacer equipo. Un responsable de comunicación o de relaciones públicas solo es poca cosa. Siempre es mejor y más productivo trabajar en equipo, y más interesante crear complicidades y hacer equipo más allá del área donde terminan las responsabilidades de la comunicación. Estoy pensando en la importancia de conocer profesionales del diseño, la programación, los sistemas informáticos, las redes sociales, la contabilidad y las finanzas, etc.

También, hay que tener en cuenta que hay empresas, compañías y proyectos que necesitan más de la comunicación y de las relaciones públicas que otras. En estos casos, seguro que también manejan un gran presupuesto. Quiero decir que pensar y plantear el proyecto ya es una faena, la más bien valorada en la comunicación. Realizar los proyectos, es método y técnica, tiene un precio fijado. Pensar, tiene otro precio y si lo sabes defender y hacerlo valer. Cada vez estoy más convencido que lo más importante es saber crear un equipo y, en paralelo, dotarse de una red de contactos y colaboradores. 

  • Has trabajado llevando la comunicación a la Generalitat de Catalunya y también a una entidad del ámbito del deporte de montaña (FEEC). ¿Cuál es la principal diferencia a la hora de gestionar la comunicación de dos sectores diferentes como estos? 

 Son y no son diferentes estos sectores para la comunicación. Considero que he hecho lo mismo en ambos ámbitos: organizar equipos, optimizar procesos de comunicación, aprovechar y mejorar canales de comunicación, definir y llegar a públicos, crear la atención de periodistas y medios de comunicación, etc. Incluso podría decir que los objetivos generales de la comunicación eran los mismos, básicamente: trabajar para la transparencia y la coordinación de la comunicación interna, para que todo sea coherente y tenga una intencionalidad política, en el caso del Govern de la Generalitat, y un servicio para usuarios (entidades, clubes y deportistas) en el caso de la federación deportiva. En ambos lugares teníamos también gabinetes de crisis operativos y activos, para la atención de situaciones complicadas: accidentes, denuncias o críticas. 

En ambos lugares he vivido la comunicación muy intensamente. La diferencia seguramente está en la existencia de recursos y  personal para hacer lo mismo, mucho más importante en la Generalitat que en la FEEC, aunque esto también es relativo y se tendría que contextualizar. 

  • ¿En el ámbito político, pueden erigirse las relaciones públicas como garantía ética? 

Es redundante, pero creo que estaríais de acuerdo conmigo que la comunicación por sí sola no es garantía del ejercicio de la ética. Las relaciones públicas ayudan a conocer la ética y los códigos deontológicos y los procedimientos de transparencia y socialmente justos. Pero la responsabilidad y las garantías, sobre todo esto, está en la dirección de las organizaciones y los responsables políticos. También tiene que ver con el comportamiento de las personas, de todas las personas, desde la directiva, hasta los profesionales asalariados como funcionarios que dependen de ellos.

  • ¿Cuándo se trata de hacer comunicación con el objetivo de un cambio de hábitos, por ejemplo en temas ambientales, qué es más efectivo? Parece que la normativa y la fiscalidad son las herramientas más eficaces, pero si en realidad si quieres convencer, seducir y sumar, ¿qué recomendarías?

Una vez tenemos bien definido el problema y sabemos dónde queremos llegar, hay unas recomendaciones que sirven siempre para llegar a tú público, para llegar a la gente y hacerse entender. Antes que nada, sentido común, no hacer nada que no tenga sentido o no se entienda. Y para no equivocarse hay que escuchar, escuchar y escuchar a tu público. Entender, entender y entender los que marcan las directrices. Los y las responsables de la comunicación estamos en medio de este ecosistema que queremos crear y tenemos que hacer funcionar. 

Después, es clave simplificar los mensajes, que se entiendan a simple vista, casi sin leer. Y en cualquier caso, acercarse: lo que se puede hacer personalmente, que no se haga indirectamente o solo a través de una campaña de publicidad. Y mucha suerte, porque debemos ser conscientes que todo no depende de la comunicación, siempre hay más variables de las que desearíamos. 

  • ¿Cómo está el sector de la comunicación corporativa por lo que hace a las oportunidades laborales? La crisis (las crisis) ha afectado negativamente o ha generado oportunidades? ¿Por dónde empezarías si quisieras entrar en este sector? 

Es la pregunta del millón, la que se hace todo el mundo ahora, la que no tiene una respuesta clara, y si la hacemos, seguramente mañana tendríamos que matizarla. Quiero pensar que esto quiere decir que hay movimiento, pero habrá que estudiarlo cada día, probar y estar abierto a posibilidades y opciones. Todo lo que puedas reforzar hoy lo podrás utilizar en cualquier momento, como ahora este máster, los idiomas, los contactos… Aprovechad el máster para crear red entre vosotros, porque os hará falta cuando estéis trabajando. En comunicación, vuestra red de contactos es la base de todo lo que necesitaréis profesionalmente. 

La crisis se tiene que vivir como un momento de oportunidad. Y vosotros que estáis haciendo un máster para aprender y reforzaros estáis haciendo mucho, y no será suficiente. Ofreceos y no tengáis miedo o vergüenza. Colaborad mucho y daros a conocer. Actualizad profesionalmente vuestras redes sociales. Haced red física y digital, offline y online, al mismo nivel, ambas son necesarias.

Autor / Autora
Comentarios
Deja un comentario