El debate alrededor del protocolo empresarial

13 febrero, 2020
protocolo-empresarial workplace-1245776_1920

Antes de finalizar la asignatura de protocolo empresarial abrimos una nueva línea de debate para que los alumnos pudieran dar su opinión, visión o reflexión sobre las preguntas que les planteaba. Desgraciadamente el protocolo aún hoy en día tiene una confusión en su terminología. Es necesaria mucha pedagogía para ir aclarando en qué consiste un profesional del protocolo. ¿Es una persona que de manera profesional organiza eventos? ¿O es el responsable de velar por el protocolo -institucional y / o corporativo- para cada ocasión?

Planteamos dos preguntas a los alumnos para saber qué pensaban. ¿Cuál cree que es la profesión actual del profesional del protocolo? ¿En las grandes empresas tienen departamento de protocolo pero en una mediana o pequeña empresa que debe tener en cuenta un profesional del protocolo?

A continuación pueden leer las reflexiones y opiniones más relevantes del debate.

El técnico de protocolo:

«El técnico en protocolo es el responsable del universo simbólico en torno a un evento de la empresa u organización».

«Está muy bien que decidimos ser proactivos y organizar determinadas acciones de comunicación que tengan que ver sobre todo con la organización de eventos, pero éstas no tendrán ningún sentido si no hay una figura detrás que conozca realmente los procedimientos para su correcta consecución».

«Tenemos que intentar trabajar en las áreas que podamos incidir para poner el protocolo en valor y darle la importancia que se merece, sea cual sea el tamaño de la empresa en que estemos o la envergadura de los actos que organizamos».

“Los responsables de protocolo deben ser buenos planificadores, fabulosos analistas, excelentes mediadores y magníficos comunicadores. Sus responsabilidades son muy diversas y van desde la ordenación de autoridades a la negociación de un conflicto”.

“Para mí, la figura del responsable de protocolo  es aquella que se encarga de facilitar la comunicación, el entendimiento  y la cercanía entre los asistentes a un acto. Trata de facilitar las buenas relaciones institucionales entre las partes, evita enfrentamientos y proyecta una imagen positiva del emisor”.

«El rol del profesional del protocolo se encamina cada vez más a una profesión global. Esto implica que de sus acciones se empiece a proyectar la imagen y la reputación de la empresa, la entidad o la institución para que trabaje. Desde el buen uso del orden de precedencias hasta la correcta gestión de los espacios, la simbología o la logística en general, son muchos los elementos que tienen que pasar por el control de un profesional a la hora de establecer una adecuada gestión del ceremonial corporativo».

«Creo que el futuro del profesional del protocolo y el ceremonial corporativo debe ser precisamente velar para proyectar los valores que una determinada organización quiere establecer en la imagen que sus públicos tienen de ella».

La profesión:

«Creo que es necesario. No solo para ordenar a autoridades y personalidades y seguir el Real Decreto, sino que se aplica a muchos campos: desde saber estar hasta marcar los valores de la empresa, pasando por la decoración, simbología… Y muchas veces esta tarea se la deja a personas poco formadas que van adquiriendo este conocimiento a base de prueba y error. Uno de los trabajos que como profesionales tenemos que hacer, es poner en valor nuestro conocimiento y práctica, aunque muchas veces nuestra opinión no se valore».

«El cambio de paradigma laboral nos obliga a adaptarnos profesionalmente y convertirnos en profesionales con una alta especialización pero con suficiente resiliencia como para convertirnos en profesionales multidisciplinares dentro de esta área de especialización».

“El ejercicio del Protocolo como actividad profesional es una de las más antiguas de la historia. Desde los inicios de la humanidad hasta la actualidad, el hombre ha utilizado el protocolo en sus normas de relación social, desde rituales ancestrales hasta los más modernos eventos”.

«Está muy bien que decidimos ser proactivos y organizar determinadas acciones de comunicación con la organización de eventos para cumplir con determinados objetivos, pero estos no tendrán ningún sentido si no hay una figura detrás que conozca realmente los procedimientos para su correcta consecución”.

El uso del protocolo está muy presente actualmente en el ámbito institucional pero también al ámbito empresarial. Pues, entre los siglos XX y XXI el protocolo instaura como estudio en las universidades, y nosotros nos encontramos en un aula compartida donde la estamos estudiando y trabajando. Si está presente, desde hace siglos, es porque la necesidad comunicativa creada continúa vigente. Y para las pequeñas y medianas empresas, aunque sorprenda, hace mucha falta la figura del técnico en protocolo o al menos, que la persona que haga las tareas de comunicación tenga conocimientos sobre protocolo, ceremonial y etiqueta. Aunque no sea habitual, ya hay muchas empresas que van adquiriendo conciencia de la necesidad de tener personas formadas en su equipo. El protocolo, a pesar de ser muy necesario, debe seguir adaptarse al que son los nuevos paradigmas de interrelaciones.

Necesitamos hacer más pedagogía para explicar qué es y qué no es el protocolo. Y las diferencias entre protocolo, ceremonial y etiqueta. Los alumnos son las nuevas voces para enseñar que esta disciplina social es más compleja de lo que en un primer momento se puede pensar y cada vez más imprescindible en el ámbito empresarial.

Mateu Batallé

PARTICIPANTES:

Nieves – Ana Maria – Natàlia –Marta – Núria – Jordi– Yolanda– Meritxell – Míriam – Judit – Alba – Narcís – Càrol – Raquel – Julia– Ariadna – Immaculada.

Autor / Autora
Profesor colaborador del Máster universitario de Comunicación corporativa, protocolo y eventos de la UOC
Comentarios
Deja un comentario