Una apuesta decidida por la tecnología para garantizar el futuro de la cultura

29 marzo, 2021

En las últimas fechas hemos oído en repetidas ocasiones en boca de actores, músicos, escritores…  el lema —desesperado— de «la cultura es segura». Al que yo añadiría: «y necesaria». El sector de la cultura mundial arrastra números rojos que tardará años en superar. Sin embargo, de una forma paradójica podríamos decir que la crisis provocada por la COVID-19 le ha llegado al mundo de los eventos culturales «en el mejor momento» gracias a las herramientas tecnológicas que disponemos hoy en día. ¿Os imagináis esta situación hace solo 20 años? Sería el verdadero ‘efecto 2000’ que habría acabado con los eventos —y con nuestra sociedad—. 

Nuestras nuevas maneras de consumir contenidos a través de una pantalla de cinco pulgadas, nuestra «preparación virtual» y la imposibilidad de poder asistir en directo a actos se suman a algunas de las ventajas de los eventos online, que apunta Elisenda Estanyol, como la facilidad de acceso, la reducción de costes, la capacidad de llegar a audiencias más amplias, la mayor perdurabilidad en el tiempo y la reducción de la emisión de carbono (Estanyol, 2020). El cóctel perfecto para que la demanda de plataformas para eventos virtuales se haya disparado, lo que demuestra que la emoción de los eventos en directo puede transferirse en entornos digitales (Jiménez, 2020).

Todo ello nos hace pensar que las nuevas fórmulas de relacionarnos y que se contemplan para organizar eventos en la era COVID-19 no sean simples recursos del momento y hayan llegado para quedarse. E incluso que hay que potenciarlas y desarrollarlas para garantizar el futuro de la cultura. Un estudio de PwC concluía que «las compañías deberán lanzar contenidos que no son para audiencias millonarias, sino para millones de individuos. El consumidor parece absorto en su experiencia personal. Consume contenidos bajo demanda y exige nuevas experiencias, para luego dedicarse a compartir». Una hoja de ruta postpandemia para sobrevivir (Sandri, 2020). 

¿El próximo reto? Conseguir trasladar los cinco sentidos de un evento en vivo a tu sofá. Los fans de Black Mirror pueden ir frotándose las manos… 

Autor / Autora
Graduado del Máster universitario de Comunicación corporativa, protocolo y eventos de la UOC
Etiquetas
Comentarios
Deja un comentario