4 claves para desarrollar un proyecto cinematográfico por David Matamoros

29 junio, 2021
como-desarrollar-proyecto-cinematografico Imagen de Avel Chuklanov (Unsplash)

Dentro del ciclo de webinars “Todo en el cine es fantástico”, impulsado desde el Máster de Cine Fantástico y Ficción Contemporánea (UOC, Sitges Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya) tuvimos la oportunidad de charlar con el productor David Matamoros, conocido por su trayectoria en la delegación española de Zentropa, la productora de Lars Von Trier, con quien ha colaborado en títulos como Melancolía o La casa de Jack. También se encuentra detrás de Mr. Miyagi, productora de la galardonada Breve historia del planeta verde (2019) y del éxito de 2020 El hoyoDavid Matamoros compartió su visión sobre cómo cuidar, atender y desarrollar un proyecto cinematográfico. También sobre cómo seducir al cerebro, de cocodrilos, de cabezas cercenadas, de emociones… Vamos a ello.

¿Por qué nos gustan las historias?

Desde un buen principio, David Matamoros nos dejó claro que uno de los principales objetivos de su charla sería reivindicar la importancia de comprender cómo funcionamos internamente, de por qué reaccionamos ante ciertos estímulos como lo hacemos. Dirigir nuestra mirada más hacia el interior -no tanto a los factores externos que son los que nos suelen preocupar-, nos ayudará a comunicar mejor nuestras ideas y captar la atención en medio la jungla que es la venta de proyectos. Y no solo eso, sino que en el largo y arduo proceso de desarrollo de un proyecto nos ayudará a darnos cuenta de lo que nos resuena, lo que nos emociona, lo que nos estimula.

Las historias que más nos gustan son las que nos provocan lo que podemos entender como un cortocircuito neuronal, es decir, las que hacen que nuestro cerebro se descoloque, que rompen en un momento determinado con los patrones establecidos (sociales, educacionales, culturales), con la lógica cotidiana. Ante este tipo de estímulos, el cerebro nos recompensa en forma de dopamina y endorfinas, a la vez que rebaja el nivel de cortisol (hormona que regula el estrés), con lo que nos sentimos automáticamente mejor. 

¿Cómo excitamos a nuestro(s) cerebro(s)?

El origen de este tipo de reacciones se encuentra en la compleja estructura de nuestro cerebro, que en el fondo funciona a tres niveles, como tres cerebros en uno: 

  • El cerebro reptiliano, el que se mueve por los instintos más básicos (curiosidad/ deseo o miedo/ desagrado)
  • El cerebro límbico encargado de las emociones, la sociabilidad, los recuerdos o la memoria.
  • El neocórtex, que es el que nos facilita el lenguaje y el pensamiento abstracto.

En uno de los momentos más sorprendentes del webinar David se sirvió, para ilustrar esta parte, de una cabeza algo maltrecha, a imagen de una conocidísima actriz, de hecho un ‘prop’ del set de rodaje de un film de Lars Von Trier (¡si no sabes de quién se trata, tendrás que ver el vídeo completo!). 

Cuando explicamos una historia, o presentamos nuestro proyecto en un pitch, entramos en nuestra audiencia a través del neocórtex, pero debemos llegar hasta el cerebro reptiliano. 

En el sector audiovisual existe una tendencia a sobreintelectualizar las historias, y entonces difícilmente se llega a estimular el cerebro reptiliano. Y llegar ahí es fundamental, porque probablemente los ejecutivos tomarán la última decisión no por un planteamiento intelectual sino por lo que les haya removido por dentro. Esto es algo que los políticos han entendido muy bien en los últimos años: ir directamente hacia el cerebro reptiliano, agitando, por ejemplo, el miedo de la gente.

La estrategia del cocodrilo: céntrate en una idea

¿Qué busca un cocodrilo? Simplemente sobrevivir con el menor esfuerzo posible. Si al cocodrilo algo no le parece interesante, lo va a ignorar. Si algo le provoca curiosidad o deseo, entonces se pondrá en marcha. Esto es una gran ayuda (si no estás justo al lado de un cocodrilo), porque te apunta a algo valioso: ve a la esencia de tu idea. 

Las historias que más nos gustan son las que nos provocan lo que podemos entender como un cortocircuito neuronal, es decir, las que hacen que nuestro cerebro se descoloque.

Si tienes una idea y sabes exactamente lo que es, entonces puedes plantar esa esencia en la mente de alguien, y puedes cambiarlo todo. Tenemos que conseguir ser recordados entre la multitud de impactos de una presentación de un proyecto o de una conversación con productoras. Conseguir que cuando esa persona con poder de decisión se vaya a dormir piense en lo buena que era nuestra idea… Conseguir interesar al cocodrilo. Y si no lo estamos consiguiendo, conviene repensar lo que estamos haciendo y si es necesario empezar de nuevo.

Claves para desarrollar un proyecto cinematográfico

Existen 4 claves a las que tenemos que estar continuamente atentos para desarrollar un proyecto cinematográfico:

  • El Benchmarking: nos permite tener bien situado nuestro producto en relación con el mercado. Esto implica mirar a la competencia, comparar películas similares, también observar la trayectoria del director o directora, del género (cómo se está comportando en taquilla, que recorrido comercial y de festivales tiene, etc.). En este proceso hay que ser muy realistas, buscar comparaciones que tengan sentido, que no vayan muy atrás en el tiempo. David Matamoros recomienda un máximo de siete años. Tener en definitiva buenos indicadores y hacerles caso. 
  • El análisis DAFO tiene dos dimensiones, la externa y la interna. En la parte interna nos fijamos en las Fortalezas y las Debilidades: si el reparto o la directora son suficientemente conocidas, si tenemos un guion potente, atractivo, que pueda generar conversación, etc. En conjunto, ver qué debemos reforzar y qué debemos potenciar. La parte externa nos lleva a fijarnos en el mercado en busca de Oportunidades y Amenazas: en qué contexto social y cultural nos moveremos, posibles acontecimientos que nos puedan ayudar a darle más proyección a nuestra película (por ejemplo una actriz que vaya a hacerse famosa por un papel en una serie de éxito seguro). En conjunto el análisis DAFO debe ayudarnos a desarrollar un proyecto cinematográfico lo más equilibrado posible, y reescribir o pulir el guion lo que sea necesario.
  • El posicionamiento nos exige ser capaces de definir qué película tenemos de la forma más simple y clara posible. No podemos ir a por todo. A veces tendremos que decidir. Este fue el caso Breve historia del planeta verde (premiada en Sitges 2019), que podía presentarse o bien como un film fantástico o como film de temática LGTBI. Se optó finalmente por lo segundo para poder conectar así con una audiencia que de otra manera no se hubiera llegado a sentir interpelada. Posicionar una película es ubicarla claramente en una categoría existente, reconocible por la audiencia. Este es en el fondo el motivo por el que muchos productores busquen proyectos con premisas fuertes, porque es lo más fácil para estimular el cerebro de nuestra audiencia.
  • Y ya que la mencionamos, debemos tener clara nuestra audiencia potencial. Igual que con el posicionamiento, a veces parece que las películas quieran llegar a todo el mundo. Se dice por ejemplo que, tras la pandemia, las plataformas están apostando por buscar lo que llaman los ‘cuatro cuadrantes’, ese tipo de películas que intentan dar al máximo de gente posible lo que esperan, lo que se conoce como ‘crowd-pleasers’. Es un camino, pero tenemos la obligación de conocer muy a nuestra audiencia: quien va a los cines, quién consume y cómo consumen cine en las plataformas. Debemos preguntarnos qué tipo de película tenemos. Por ejemplo, cuesta bastante que la gente vea terror en una sala de cine, debes apoyarte de una buena campaña; en cambio, se trata de un público muy definido, de nicho, a quien podemos dirigirnos de forma muy directa. Si atacas un perfil muy definido y te refrendan, es que vas bien. David recomienda que visualicemos el proyecto, que tengamos claro de qué habla la película.

A modo de conclusión, David nos recuerda que en el fondo, el oficio de la producción, que implica desarrollar un proyecto cinematográfico, es un camino de madurez, de no engañarnos con falsas realidades, de ser honestos en definitiva con nosotros mismos: 

Cuando dejas de pagar peajes y estás más cerca de hacer lo que te gusta, importan menos los fracasos, e importan menos los éxitos.

El próximo 7 de julio nos vemos en un nuevo webinar del ciclo Todo en el cine es fantástico titulado El guión: La clave del éxito del cine de terror y fantástico español del siglo XXI con Alberto Marini, guionista y productor ejecutivo de películas como [REC] (J. Balagueró y P. Plaza), The Way (Emilio Estévez) o Los últimos días (Álex y David Pastor) y guionista de de Mientras Duermes (J. Balagueró), El desconocido (D. de la Torre) o Freddy (P. Plaza, pendiente de estreno en Amazon). Inscríbete aquí a la charla.

Autor / Autora
Profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC e investigador del grupo Mediaccions de la UOC.
Comentarios
Deja un comentario