Cómo presentar una actividad online escrita o audiovisual

11 junio, 2020 preparar-actividad-online-uoc-2

La pandemia nos ha obligado a replantear las actividades que teníamos preparadas. Pero contamos con nuestra experiencia, nuestro proyecto docente y muchos recursos para presentar una actividad online al alumnado.

candela-olle-uoc

Candela Ollé es profesora agregada de los Estudios de Ciencias de la Información y la Comunicación de la UOC. Dirige el Máster Universitario Periodismo y Comunicación Digital: Datos y Nuevas Narrativas. Codirige la revista académica BiD.

Nunca se puede parar de aprender y ahora mucho menos, ni nosotros como docentes ni el alumnado. Por eso esta presentación y por eso su carácter sintético. Se trata, más que nada, de apuntar algunas ideas o ítems, quizá conocidos por todos, pero que al agruparlos puedan servir de guía y nos ayuden a tenerlos siempre presentes. Sobre todo, cuando nos sentemos frente a la libreta o el ordenador a preparar una actividad. Esa aspira a ser la utilidad o el objetivo de este webinar.  

Preámbulo: Los contextos de la actividad

Este es un webinar generalista. Está destinado a distintas etapas educativas, diferentes disciplinas y perfiles muy variados del alumnado. Por ello, sus propuestas habrá que adaptarlas a cada caso concreto.

Nos encontramos en una situación de docencia de emergencia y casi al final del semestre. No habíamos preparado el curso ni planificado las actividades para hacerlas así y ahora debemos adaptarnos para resolver la situación.

Pero contamos con nuestra experiencia y un proyecto docente interiorizado. Así que evitaremos los grandes cambios y trataremos de seguir con las actividades planeadas modificando el contexto.

Conviene tener amplitud de miras en cuanto a los canales de comunicación. Podemos utilizar el mail, teléfono, redes sociales, plataformas, etc.

La docencia online ofrece muchas posibilidades como se está viendo en los distintos webinars de este ciclo. Las actividades pueden ser síncronas o asíncronas, y también es posible el aprendizaje colaborativo, así que no debemos limitarnos a actividades individuales.

Actividad escrita

La planificación de la actividad y la gestión del tiempo son muy relevantes. Especialmente con el alumnado de infantil, primaria y secundaria, a los que debemos ayudarles para que sigan un horario adaptado a sus necesidades.

En todos los casos, compartiremos cuanto antes la planificación de actividades para que puedan organizarse. Así mismo, tendremos muy en cuenta que, a la hora de plantear una actividad escrita, debemos dar tiempo a los alumnos para:

– Leer y comprender el enunciado
– Buscar información
– Redactar la respuesta
– Corregir y revisar
– Entregar

Encontrar y gestionar la información

Durante la pandemia, se ha producido una apertura masiva del conocimiento y muchas revistas académicas ofrecen libremente su contenido en sitios como DOAJ (Directory of Open Access Journals). A la hora de preparar una actividad es necesario buscar la información, que también la podemos localizar en bibliotecas digitalizadas, buscadores, listas de distribución, bases de datos, redes sociales, etc.

El siguiente paso es seleccionar muy bien las palabras clave. Así como usar los mecanismos de búsqueda avanzada para filtrar los resultados. Cuando tengamos la información, evaluaremos los resultados y seleccionaremos qué nos interesa. El último aspecto es qué hago con esa información y cómo la guardo.

Tampoco debemos olvidarnos de citar las fuentes siguiendo normas como ISO 690 o APA, ya que la cita nos da credibilidad y si citamos correctamente, el alumnado lo aplicará.

Estructura formal de la actividad

Hay una serie de datos que debemos incluir siempre:

– Nombre de la asignatura
– Dedicación en horas o creditaje
– Objetivos y resultados de aprendizaje
– Calendario de entrega y cuándo les daremos las notas o cualquier otro retorno
– Peso en la nota global
– Referencias bibliográficas
– Cómo tienen que entregarla y si queremos que empleen algún tipo de criterio para nombrar el archivo

Otro apartado interesante es la información que el alumnado requiere conocer para realizar la actividad y si está vinculada con otra anterior u otra asignatura.

El enunciado debe ser muy claro y delimitar muy bien las tareas que tienen que realizar y en qué formato. Cuanto más detallado, menos dudas tendremos que resolver y más autónomos serán.

El planteamiento de la actividad conviene que sea motivador, con un enunciado inmersivo, vinculado a la actualidad, con ejemplos y un contexto. Y si creemos que la actividad va a generar dudas, podemos preparar un vídeo para resolverlas por adelantado. 

Trabajos finales y exámenes

En el caso de los trabajos finales, podemos pedir entregas parciales para ver cómo van y corregirles si es necesario.

En el caso de los exámenes, los enunciados deben pedir respuestas que impliquen una reflexión y que relacionen conceptos, que demuestren lo que han aprendido. Les explicaremos también qué tipo de respuesta esperamos y el tiempo que tienen.

Cómo escribir claro

Antes de presentar una actividad online hay tres aspectos básicos a controlar: la ortografía (para lo que podremos utilizar correctores), la puntuación y la extensión de las frases, que no excedan las dos líneas.

Para llegar a la excelencia, es recomendable:

– Que en cada frase haya una idea clara y precisa
– Que exista conexión entre una frase y la siguiente
– Que cada párrafo tenga una unidad temática
– Que la intención comunicativa quede muy clara

Actividad audiovisual

La imagen es muy poderosa y genera una gran atracción, sobre todo en el alumnado joven. Estos contenidos favorecen la conexión y la cercanía. 

Pero antes, conviene tener en cuenta la comunicación no verbal, basada en factores como la expresión corporal y facial, los gestos, la postura y la apariencia. Sin olvidar el paralenguaje que se basa en el tono de voz, el ritmo, las pausas… Aspectos todos ellos que comunican muchísimo.

A la hora de pensar los contenidos, prepararemos un pequeño guión y partiremos de estas preguntas:

– ¿Cuál es el objetivo pedagógico de este vídeo? 

– ¿A qué audiencia queremos llegar? Es decir: ¿a qué alumnado nos dirigimos?

– ¿Cuál es el tema que presentaremos? Cuanto más específico y concreto sea, mejor. Si tenemos varios temas, es preferible dedicarle un vídeo a cada uno.

– ¿Cuáles son los puntos clave? Todos ellos deberán aparecer en el guión.

– ¿Qué debería aprender el alumnado?

– ¿Cómo les llamaremos la atención?

– ¿Qué queremos que hagan cuando termine el vídeo?

Hoy en día no hace falta un gran equipo para obtener una buena calidad. Podemos utilizar el smartphone con un pequeño trípode o una pila de libros a modo de soporte. También nos sirve el ordenador.

Presentar una actividad online audiovisual implica grabarla en vídeo. Empezaremos por buscar un lugar con un fondo neutro. El sonido y la iluminación son otros dos aspectos muy importantes. Así como mirar a la cámara al hablar y que los ojos estén alineados con ella.

Lo que no debemos hacer es leer un texto porque queda muy frío y mecánico. Es mejor hablar con naturalidad. Ensayar nos permitirá conseguir esa soltura e interiorizar el discurso. También resultará fundamental para trabajar las cuestiones técnicas y evitar errores.

Un vaso de agua nos ayudará si en algún momento tenemos que hacer una pausa y un bolígrafo en las manos nos aportará seguridad. Y, en caso de equivocarnos o atascarnos, no hará falta volver a empezar. Bastará con retomar donde dejamos la última frase.

Presentación de PowerPoint y similares

Las presentaciones de PowerPoint y similares mezclan la actividad escrita con la audiovisual. Su función es la de acompañar y reforzar lo que estamos diciendo, no repetirlo, por lo que no hace falta que los mensajes de las diapositivas sean idénticos a los que expresamos al hablar.

Sí es importante tener en cuenta la imagen corporativa de nuestra universidad o centro docente. También que las imágenes y vídeos que introduzcamos sean de calidad y libres de derechos.

No se debe abusar del texto en las diapositivas a la hora de presentar la actividad online. Si no, se vuelven muy pesadas y no se puede seguir la presentación. Así mismo debe haber una coherencia entre la duración de la presentación y el uso de las diapositivas: 25 para unos 30 minutos es una buena proporción.

Aquí podéis recuperar el webinar Cómo presentar una actividad online, escrita o audiovisual:

 

Autor / Autora

Editora de contenidos de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación.

Comentarios

Deja un comentario